miércoles, 26 de julio de 2017

Mariano Rajao Brey



#DeclaraRajoyARV, #SiNosConsta, #Rajoygurtel, #RajoyTestigo #Rajoy #Gurtel @PPopular @marianorajoy

domingo, 16 de julio de 2017

Un padre aburrido




Salí a estirar las piernas por el hospital y me encontré a un enfermo recientemente operado de un cálculo en el riñón. Me contó que las enfermeras le habían asegurado que la extracción resultaba incluso más dolorosa que un parto.

   Tanto él como un grupo de personas, que se habían reunido en torno a la máquina de café, me miraron de un modo extraño cuando le pregunté, de la forma más amable, la razón de que no hubiera permitido a su cálculo bajar a la sala de juegos del hospital, para distraerse junto al resto de niños.

@joseicaria


viernes, 7 de julio de 2017

Qué es poesía (extracto)


Qué es poesía (que se empezó llamando "7 diferencias...") en el Bodegón Poètic.
(Puedes obviar los últimos minutos de publicidad...)


La verdadera poesía es de un blanco puro,
decididamente sobreexpuesto o, por el contrario,
dramáticamente oscura, tirando a negro.
Podría ser monocroma, o ajustada a una gama
más o menos amplia de colores.
Y, por qué no, una rutilante feria de neón,
contra el cielo azul tungsteno de la noche.

La no poesía es incolora. O de tonos pastel.

La verdadera poesía sabe a pan caliente ‒recién horneado– con aceite,
a vino blanco, a orujo, al chocolate con churros de la infancia,
la poesía sabe -¿lo recuerdas?- como el primer beso.

La no poesía es insabora. O sabe a palomitas de Cinemas Yelmo.

La verdadera poesía suena como el canto de los pájaros, tras la lluvia,
como su risa, como su voz,
como el dodecafónico ensayo de los miembros de la orquesta, justo antes del concierto.
Como el silencio de Miles Davis, mientras imagina la música en su cabeza.

La no poesía es monocorde. O un éxito de Radio Kiss Fm.

La poesía huele como el campo en primavera,
como el cuero nuevo o el café recién hecho,
como el interior de un solitario ascensor impregnado de un perfume igual que el suyo,
y te sientes sin fuerzas para oprimir ningún botón...
Pero, de repente, los presionas todos, decidido a pasar
(mientras se cierran las puertas) la postrera noche juntos.

La no poesía es inodora. O huele a pelusilla del ombligo de una infanta.

La verdadera poesía tiene siempre los senos y el culo alto,
posee la sabiduría de los dedos que distinguen un melón maduro
[magreándolo en la base,
la poesía eriza inopinadamente la piel, como un demorado beso en el cuello.

La no poesía es lisa. Y blanda, como la espuma de las tripas de un sofá.

La verdadera poesía se mueve como las olas,
gira en círculo (o en espiral) por el espacio infinito,
y baila siempre el tango, con geométrica y cortante precisión.
La poesía baila también como ese amigo tuyo que, a última hora de la noche, se arroja a la pista,
y todo el mundo duda entre reír o imitar su desinhibida falta de sentido del ridículo.

La no poesía camina como Chiquito de la Calzada.

La verdadera poesía se ajusta a las proporciones de la perspectiva áurea,
es bella y es fea,
a veces una beldad, a veces una carroña,
a veces, ni siquiera tiene forma.
Poesía eres tú cuando eres tú, o mejor, un autre.

La no poesía escribe siempre en papel pautado.

La poesía te despierta a las tantas de la noche,
y hará que te resfríes persiguiendo el inaprehensible It, de Jack Kerouack,
mientras intentas mantener el ritmo hasta la última estrofa.

(...)

@joseicaria


https://issuu.com/pablootero0/docs/fanzine__n8_friends_on_line

Fanzine n8 FRIENDS  de Susurros a Pleno Pulmón dedicada a los amigos